11 de abril de 2016

Bollitos de cacao y crema de dátiles.

 Esta receta es de las que tenéis que preparar si o sí, es muy muy sencilla y está deliciosa! Y la crema de dátil la podéis preparar para multitud de recetas. Tenía estos moldes comprados desde hace tiempo y no sabía que postre se podía adaptar a este formato, pero tenía unos dátiles en remojo para otra receta y al final los he usado para esta. Además también tenía la frambuesa liofilizada y ya le iba tocando usarla. Si no la tenéis no os preocupéis, es absolutamente opcional, luego os comento por que podéis substituirla



Ingredientes:

200 gr. de hª de espelta integral.
50 gr. de hª de garbanzo.
50 gr. de cacao puro en polvo.
1 pizca de sal.
1/4 de cucharadita de vainilla en polvo.
1/2 sobre de gasificante.
400 ml. de leche de avena.
100 ml. de aceite de oliva virgen extra.
2 ml. de extracto de vainilla.
4 ml. de stevia líquida.

Para la crema de dátiles:

100 gr de dátiles ( los pesé con hueso ).
5 gr. de cacao puro en polvo.
1 ml. de extracto de vainilla.
Agua (unos 125 ml, depende del tamaño de los dátiles)

Frambuesa liofilizada para decorar.

Elaboración:

En primer lugar ponemos los dátiles en remojo para que se vayan ablandando.
Engrasamos el molde y reservamos. Ponemos a precalentar el horno a 180º

En un bol ponemos los ingredientes secos y los mezclamos. Por otro lado medimos los líquidos y los batimos con unas varillas. A continuación juntamos la mezcla de líquidos y sólidos y mezclamos con una espátula hasta que estén bien integrados os ingredientes y pasamos a verterlos en los moldes. Horneamos unos 20 min. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para la crema quitamos el hueso a los dátiles y los ponemos en un vaso de batidora. Añadimos el cacao, el agua y la vainilla y batimos primero a velocidad lenta y vamos subiendo hasta que vemos que espesa, vamos probando la textura y la cantidad de cacao a nuestro gusto. Tened en cuenta que cuando repose la crema se volverá más consistente.

Cuando los bizcochitos estén templados rellenamos con la crema y luego espolvoreamos con la frambuesa que le dará un toquecillo amargo-ácido  que le va muy bien. Si no tenéis la frambuesa podéis poner canela, cacao en polvo, lo que más os guste.



Si no tenéis unos moldes con hueco podéis hacerlos en moldes de magdalena normal y simplemente poner la crema encima, aunque puede que tengáis que hacer la crema un poco más espesa para que no se escurra por los moldes.

Espero que la disfrutéis!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada